¿Por qué una web debe cumplir la legalidad online?

¿Por qué una web debe cumplir la legalidad online?

Verdades sobre la legalidad online

Sé legal, vale la pena

En este artículo queremos echar una mano a todas esas pequeñas empresas que quieren hacerse un hueco en el inmenso mundo digital, aprovechando esta grandiosa ventana al mercado online.

Si bien no ayudaremos a aumentar sus ventas, ni llegar a más público, ni tan siquiera a hacer más bonitas sus páginas web; estimamos de vital importancia que conozcan los requisitos que deben cumplir para poder jugar en este patio y no verse atrapados por el árbitro.

Siguiendo con la analogía deportiva os presento antes de todo a los capitanes: a un extremo el dúo formado por la LOPDGDD (antes conocida como LOPD) y el RGPD, y al otro la LSSICE; al árbitro, árbitra en este caso: la Agencia Tributaria (o Hacienda para los colegas); y el premio, no se nos olvide, que será aquí más bien simbólico: el prestigio y la garantía de seguridad ante los/as futuros/as clientes/as, es decir, su confianza (no es moco de pavo cuando es la única diferencia entre vender o no). Sin embargo, lo más importante, como bien dicen, es participar, así que lo primordial será no sufrir sanciones que nos impidan seguir jugando.

Este tema es precisamente el que queremos ayudaros a comprender: qué hacer para no ser sancionados y poder jugar con honor (y con la seguridad de saberse honrado).

Es verdad que muchas empresas ni piensan en estos temas cuando saltan al campo virtual, y también es verdad que se puede participar aún sin cumplir los requisitos. Pero ¿vale la pena arriesgarse? Quizás conocer las consecuencias de ser unos/as malos/as participantes ayuda a contestar.

Para ello acudimos directamente a la fuente: los “capithanos”, que con su chasquido nos llevarán a la mayor gloria o a la más cruel de las derrotas. Pero dejémonos de epicidades y al turrón. 

En la siguiente tabla os presentamos las sanciones pecuniarias de desobedecer a estos “capithanos”, que con mucho gusto y justicia impondrá la árbitra.

Tabla de sanciones

Además de estas formidables razones (cuánto cero a la derecha), se incluyen otras en ambos equipos a nivel más terrenal pero igualmente dañinas para nuestra empresa. Unos cuantos ejemplos son prohibirnos tener operativa nuestra página web, prohibirnos realizar acciones de compra-venta online (pudiendo mostrar tus productos pero no comerciar con ellos), o la publicación en el BOE (a costa del sancionado) de la condición de tramposo de su empresa (una especie de lista negra).

Y hasta aquí la formación por hoy, más adelante publicaremos (en pequeñas dosis, para no empacharse de conocimiento) qué incluir en nuestras páginas webs para que no nos saquen los colores a mitad de jugada, y poderlo tener todo reconocido con un certificado de calidad en internet.

Hasta la próxima dosis.
Janira Vidal


Sollutia

En Sollutia somos especialistas en el diseño de páginas web, alojamiento, comercio electrónico, Tours Virtuales 360º y todo tipo de soluciones en internet. En Sollutia som especialistes en el disseny de pàgines web, allotjament, comerç electrònic, Tours Virtuals 360º i tot tipus de solucions en internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar