Sobre la responsabilidad online: Dosis extra

Sobre la responsabilidad online: Dosis extra

Compartir:

La contratación online

Retomando la analogía deportiva de aquel primer artículo sobre la legalidad online, este artículo podríamos definirlo como la prórroga. Un pequeño extra para rematar el tratamiento y acabar el partido por todo lo alto.

Si bien en este caso la dosis o tiempo extra va dirigido exclusivamente para aquellas empresas que comercializan sus productos o servicios vía online, esto es al comercio online. Si este es tu caso, te recomendamos como siempre acudir a la fuente original para tener toda la información detallada, pero a modo introductorio puedes leer nuestro artículo (cosa que agradeceríamos, la verdad).

Mención especial, siempre importante, merece la normativa relativa: la LSSICE, y sobretodo el artículo 27 donde se recoge el contenido que se debe incluir y la forma de presentar este en la página web.

Respecto al contenido, lo más destacable a incluir son los pasos a seguir para realizar la compra o contratar el servicio y las condiciones generales de contratación que regirán esta compra o contratación (cuidado que no es lo único a incluir). Y muy importante también es asegurarse que al aceptarse la compra o contratación se le envíe al/a la cliente/a una confirmación del pedido (artículo 28), informándole que la solicitud de ese producto o servicio se ha recibido correctamente (una especie de factura virtual). Hay dos opciones para realizar este paso: el envío de un mail con esta en las 24 horas siguientes a la aceptación, o confirmar una vez terminado el proceso de compra/contratación y permitir el guardado o consulta de esta confirmación (por ejemplo descargándola o consultándola desde una zona de cliente o similar).

Respecto al lugar, se puede añadir en el Aviso Legal o contar con un apartado específico, en cuyo caso deberá incluirse en un lugar siempre visible y disponible (como el pie de página). En cualquier caso, siempre hay que identificarlo como tal mediante un título como por ejemplo: “Condiciones de compra”.

Y por último, respecto a la forma de incluir esta información, debe ser, como siempre, clara y comprensible para cualquier usuario/a, ayudándole en su proceso de compra o contratación y sin causar dudas ni omitir información. Aspectos como las políticas de devolución, de envío, o los gastos de estos; deben estar indicados y expresados de forma que asegure que el/la cliente/a los comprenda. Es en este apartado donde la normativa garantiza la protección del/de la consumidor/a, obligando a la empresa a detallar todo el proceso de compra y derivados.

Con este último sprint damos por finalizada, del todo, de verdad, esta vez de verdad de la buena, la formación sobre la responsabilidad online; que nos permitirá a las empresas jugar en el patio del comercio online con la seguridad de estar cumpliendo con la normativa y sin temor a ser expulsadas.

Compartir:

Janira Vidal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar